LAS GRUTAS

Turismo en la Patagonia Argentina

Si busca conocer la Región Patagónica Argentina, sin sufrir por el frío, le recomiendo  visitar el balneario Las Grutas en verano, donde podrá disfrutar de la vida de playa, estar en contacto con la naturaleza (si quiere hacer ecoturismo) a la vez que escalar mesetas a una latitud donde el mar debería ser frío. Las Grutas se encuentra ubicado al norte del Golfo San Matías, que encierra las aguas del Mar Argentino entre la  punta Bermejo cerca de la ciudad de Viedma y Península Valdés. El balneario mas popular para el turismo de la Provincia de Río Negro (sí la misma que al otro extremo entre las montañas de los Andes tiene la conocida ciudad de Bariloche), tiene una serie de particularidades; desterrando mitos podemos nombrar sus aguas cálidas, su relación con los caballeros Templarios, su fauna y su geografía.

La pequeña ciudad irrumpe el paisaje si viaja en micro, previamente se avista el mar, y luego este atento a la ventanilla pues se dejan ver ciervos y liebres en las zonas cercanas a la ruta. Por el otro extremo, la ciudad, se cae -literalmente- al agua, o más certeramente el mar le “roba” tierra a la ciudad formando Las famosas Grutas –aquellas excavaciones redondeadas que forma la erosión del mar en la piedra- que se encuentran entre la primera y segunda bajada. Esto de las “bajadas” –escaleras hacia la playa- se debe al paisaje de la región que se caracteriza por mesetas que terminan en acantilados frente al mar por ello la playa se encuentra acantilado abajo.

Las Grutas tiene un pequeño, pero bien surtido y especialmente dedicado al turismo internacional, centro comercial con variedad de bares, discotecas, shopping, casino y restaurantes;  de éstos últimos recomiendo el que balconea la playa sobre la tercera bajada y el llamado Bariloche al lado de la Comisaría, en todos pueden degustarse mariscos, frutos de mar y otras comidas típicas como asado o cordero patagónico, entre muchas. Si, la ciudad con sus hoteles (de 3 estrellas) apart hotel, hosterías y camping no le basta, anímese a conocer sus alrededores especialmente si le gusta el turismo aventura.  En el centro de la ciudad encontrará cerca del complejo Casablanca la mayoría de las agencias  (personalmente recomiendo la del tridente) sin embargo todas tienen similares excursiones y a precios parecidos. Cualquiera de ellas lo trasladará en camiones tipo militares por la playa, disfrutará de la geografía e historia del lugar y sus pobladores  junto con inolvidables anécdotas, todo ello acompañado de asado y al regreso de la escalada al Fuerte Argentino una parada al atardecer para degustar  productos regionales (vinos, fiambres, quesos, etc), sin contar la gran calidez de los guías de turismo que acompañan y animan las excursiones. Otra opción es trasladarse hasta Península Valdés que dista unos tantos kilómetros, -excursión que arranca temprano- con salidas 5 o 6 a.m. que no molesta si es para ver pingüinos, lobos marinos, focas, quizás delfines y según la época del año ballenas. Sin irse tan lejos y saliendo a la tardecita tiene excursiones a la Salina con distintas opciones dependiendo de la agencia que contrate, puede elegir cenar en la salina un “pollo al disco”, usar lentes infrarrojos y ver estrellas o, llegar hasta una Estancia (La Francisca) para disfrutar un cordero patagónico y concurso de baile. Ninguna de estas opciones impide que disfrute una típica jornada de playa, compartiendo las charlas y la música con loros y si gusta caminar puede llegar hasta Piedras Coloradas caminando hacia el sur por la arena (4km); o bien si prefiere ir al norte –recomiendo tomar un colectivo y averiguar sus horarios de regreso- llegar hasta el Puerto de Ultramar de San Antonio Oeste, o ir mas lejos aún, hasta la ciudad capital de la Provincia de Río Negro: Viedma.

El clima seguro acompañará su estadía debido a la baja humedad y escasez de precipitaciones. Incluso puede hacer otras actividades marítimas tales como buceo alrededor de un barco hundido y otras, náuticas  que puede contratar en la misma playa como snorkelling, windsurf, manejar motos de agua, y por su puesto la pesca.

Demás está decir que fueron mis vacaciones del año 2008 mucho tiempo ha pasado y sin embargo el recuerdo de haber quedado encantada con todo lo que el balneario Las Grutas ofrece sigue vigente.